JUDICIALES


La jueza Paola Firpo se inhibió en la causa contra los Etchevehere por sufrir violencia moral



Fecha: 13/03/2018   10:13  |  Cantidad de Lecturas: 715

- La magistrada entendió que se pusieron en duda sus condiciones para entender en la causa; Y remarcó que no hubo luego ningún desagravio






La jueza Paola Firpo se inhibió de entender en la causa judicial que tiene como acusados al ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere; a sus hermanos Juan Diego y Arturo Sebastián; y a la madre de los tres, Leonor Barbero Marcial de Etchevehere; por el delito de estafa cometido por los integrantes de la firma Las Margaritas SA, que se originó a raíz de una denuncia presentada por Dolores Etchevehere –hermana e hija de los acusados– en 2011.
La razón argumentada por la magistrada fue la recusación efectuada por la defensa técnica de los Etchevehere. Firpo se refirió a esa presentación. "(Se hizo) atribuyéndome falta de imparcialidad y dando por cierto dichos que en modo alguno corresponden a mi persona, entiendo que se ve cuestionada mi ética y mi competencia para el juzgamiento de los hechos sometidos a investigación, considerándome afectada y comprendida en la causal de violencia moral receptada pacíficamente en la jurisprudencia de nuestros tribunales", indicó.
La recusación de los defensores de los Etchevehere se analizó el 6 de marzo, en una audiencia durante la cual se escuchó el audio de la entrevista que la magistrada concedió al sitio Entre Ríos Ahora, publicada el 22 de febrero. Uno de los defensores, Leopoldo Lambruschini, luego del repaso del material de prueba que había aportado la propia Firpo, sostuvo ante el tribunal que desistían de la acción que habían interpuesto junto a su colega Julio Federik.
Este a su vez criticó la decisión de la jueza de brindar la entrevista y se explayó en la responsabilidad que le cabe al medio periodístico, porque entendió que en la publicación no se había respetado el entrecomillado. "Se omitió la negación y la eventualidad en función de las medidas que se pidieron que se tome", argumentaron los letrados de los Etchevehere.
En la entrevista, que se extendió durante 3,38 minutos, se escucha a la jueza remarcar que no iba adelantar una resolución en cuanto a las indagatorias que estaban previstas del 27 de febrero al 5 de marzo. Una vez que se cumplió con la escucha del audio, los abogados establecieron que no se había cometido ninguna falta, y que correspondía desistir del pedido para apartar a la jueza.
El escrito
En su presentación Firpo indicó que más allá de haber desistido la defensa de la acción intentada, ella no queda en la misma situación que antes. "...Dicho planteo me coloca en una situación de violencia moral tal que me priva de toda libertad e independencia necesaria para entender como tercero imparcial en la presente causa, toda vez que fueron puestos en tela de juicio, difundiéndolo en los medios masivos de comunicación, mi imparcialidad, mi integridad en el juzgamiento, al habérseme atribuido con ligereza, adelantamiento de opinión y manifestaciones impropias de quien lleva adelante una instrucción...".
Y agregó que todo ese proceso se llevó adelante "sin siquiera haber esgrimido una disculpa o un desagravio" hacia ella "a pesar de haber desistido del irreverente intento".
Antecedentes
La magistrada citó en su escrito varios antecedentes que avalan su planteo de inhibirse. Uno de ellos –de la recordada Cámara oportunamente integrada por los jueces Felipe Celli, Juan Ascúa y Juan Sobrero– señala sobre una situación similar planteada por un juez de Instrucción, que la violencia moral invocada aparece justificada "según surge del libelo del profesional interviniente por parte de la querellante, toda vez que se pone en duda al atributo más importante que debe tener el juzgador para su desempeño y que se esgrime como una de las máximas garantías para el justiciable, esto es, la imparcialidad del juez. Siendo ello así, y habiendo resultado conmocionado el ánimo del juzgador, violentado moralmente, más allá de las causales que prevé el artículo 51 del Código de Procesal Penal, debe mediar amplitud de criterio para admitir la causal invocada como única forma de preservar no solo la imparcialidad del juez, sino las condiciones necesarias de equilibrio y tranquilidad de ánimo que requiere la difícil misión de impartir justicia".
Subrogante
La jueza Firpo, tras inhibirse, remitió las actuaciones de la causa a su reemplazante legal, Gustavo Maldonado.
A los fines prácticos, aunque se demostró que las expresiones atribuidas a la jueza en Entre Ríos Ahora eran inexactas, y contradictorias con lo que surge del audio de la charla grabado por la magistrada, el apartamiento de se produjo igualmente; y la jueza Firpo ya no interviene en la causa de los Etchevehere, que pasó a manos de Maldonado.



Fuente:  (Uno)







Radio La Voz
E-mail:radiolavoz901@gmail.com
Paraná - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados